Lindt & Sprüngli, la empresa nacida en 1845 en Suiza, festeja la llegada de la Pascua. Le rinde homenaje a la ilusión y a la unión familiar junto a una variedad de deliciosos chocolates. Entre ellos, su tradicional Gold Bunny, un riquísimo conejito de chocolate con leche envuelto en un delicado papel dorado con un suave cascabel. Este instalado ícono de la Pascua que nació en 1952, actualmente se comercializa en más de 60 países y se producen más de 140 millones de unidades en todo el mundo.

La leyenda cuenta que el conejo Lindt fue ideado en un domingo de Pascua brillante y soleado en Suiza mientras el Maestro Chocolatero de la marca disfrutaba de su banquete familiar. Allí, la hija más joven estalló de alegría al encontrar un conejo pequeño, con pelo brillante. Cuando la niña quiso alcanzarlo, el conejito saltó por el jardín y desapareció. Conmovido por la tristeza de su hija, el padre imaginó una creación de Lindt especialmente para ella. Lo fabricaría de chocolate suave, envuelto en papel dorado y una cinta roja con un cascabel para que nunca pierda de vista a su nuevo amigo. Así nació Lindt Gold Bunny.

En esta Pascua, el Embajador de Suiza en Argentina, Hanspeter Mock y su esposa Karin, abrieron las puertas de su residencia privada en el barrio de Palermo para celebrar con Lindt la llegada de esta fecha tan especial. Allí, recibieron a chefs, pasteleros y amigos de la marca. Es que Suiza y la tradición del chocolate están muy unidos, ya que fue Rudolph Lindt quien revolucionó la forma de consumo en ese país. Hasta el año 1879, el chocolate era duro, amargo y difícil de comer. Pero este pastelero sibarita decidió crear un chocolate que fuese amable en boca y creó – con una receta familiar que hasta hoy se mantiene en secreto – un chocolate cremoso y extrafino con un revolucionario método. Lo que sí se sabe es que gracias al proceso de conchage se retiró el gusto amargo y se incorporó la textura aterciopelada que tantos adeptos tiene hoy en el mundo. Así, Rudolph Lindt se convirtió en un símbolo del mundialmente conocido chocolate suizo.

En Argentina, el mítico conejo, junto al resto de productos de la línea de Pascua de Lindt & Sprüngli, como los huevos Lindor, están cada vez más cerca de los fanáticos del chocolate gracias a su llegada a más de 300 puntos de venta en todo el territorio nacional

336x240

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up
Scroll Up